sábado, 19 de abril de 2008 | |

Sharaija murió con trece años, una obra de Eduardo Chivite


SHARAIJA

La obra literaria y teatral Sharaija murió con trece años del poeta Eduardo Chivite Tortosa es una de esas historias que mueve en nosotros el recuerdo de un tiempo ahora perdido: la infancia. Un sueño que de alguna extraña manera, como tocado de un ser fantasmal, él parece recordar en destellos casi mágicos, más allá que muchos

de nosotros…

Esta publicación literaria se realizará gracias a la labor cultural de La Bella Varsovia, y su representación teatral será puesta en escena por la asociación Thalia teatro en la ESAD de Córdoba, ambas actividades se desarrollaran este abril en el marco de la Feria del Libro de Córdoba. Autor, director, escenógrafos y actores son profesores, alumnos o antiguos alumnos de la Escuela Superior de Arte Dramático “Miguel Salcedo Hierro”, cuya directiva, en colaboración con el proyecto y movidos por la relación de amistad y profesional de los componentes de la asociación-compañía, cede para tal ocasión la sala “Duque de Rivas”; por lo que al tratarse de un centro de enseñanza y no de un teatro comercial la función será de puertas abiertas para el disfrute de los cordobeses. De este modo, todos ellos quieren aportar, junto con

nosotros, un pequeño grano de arena dentro del activismo cultural de nuestra ciudad, del que la mayoría de los implicados llevan participando hace ya una década. El teatro y la escritura dramática en la ciudad son actividades culturales que artistas e instituciones, desde una necesaria conciencia artística colectiva, debemos potenciar. Nuestra intención es, junto a otras compañías y producciones de la ciudad y actividades culturales de la ESAD, realizadas año tras año, insistir en este modo de sentir y vivir la cultura en Córdoba: el teatro, la ciudad.

La relación de amistad y de colaboración entre los implicados, nuestra ilusión por estar a la altura de lo que el teatro hecho en Córdoba merece, es lo que ha movido al autor y productor Eduardo Chivite; director, Carlos María Blanco (Jefe del Departamento de Dirección de la ESAD de Córdoba), actores (entre los que cabe indicar una colaboración por parte de alumnos, profesores y antiguos alumnos), técnicos (María González) y escenógrafos, Lydia Torres y Juan José Reinoso

(Efímera-Diseño escenográfico), a lanzarse a esta enorme aventura: ensayos, reuniones, diseño, correcciones, presupuestos, promoción, cartelera, prensa, etcétera, día tras día y semana tras semana.

El sueño es revivir la Asociación Thalia teatro, seguir realizando actividades teatrales para la ciudad, apoyar a otros compañeros, actores y “teatreros” a que Córdoba, como otras grandes ciudades europeas, sea un gran escenario a pie de calle, y sus aceras un teatro para los cordobeses. El proyecto y la historia de Sharaija se inició hace años, dentro de ese grupo de jóvenes poetas que nos sorprendieron a mediados de los 90 y aún siguen haciendo de las suyas, y del que Eduardo Chivite formó parte desde su inicios: Filosofía y Letras, el

Can Can, Un Papel en el Agua, Agujas de Pino, la ESAD de Córdoba y Sevilla… son algunos de los ámbitos desde donde se ha dedicado a la promoción cultural de manera independiente, como alumno y ahora como profesor, pero hasta hoy es el único de todos ellos que aún no tenía un libro de producción literaria en su haber.

En abril de 1996 Juan Carlos Reche y Juan Antonio Bernier publicaron en los pliegos de la Calle Lucano un poema objeto, adelanto de lo que sería la tercera entrega de la segunda temporada del ciclo poético “Las Noches del Can Can”, dirigida por el entonces editor independiente Raul Alonso, un martes 20 de enero de 1998.

Desde entonces el título no ha cambiado, pero aquellos poemas adoptarían poco después forma narrativa, y tras varias reescrituras y versiones, con el apoyo de amigos y lectores como Antonio Barquero, Alberto Guerrero o Javier Fernández, entre otros, se convertirían en un pequeño cuento a modo de relatos, alguno parcialmente publicado en revistas como Decimoséptima o en el libro El Siglo Expira (1995-1999),

antologado por Daniel García Florindo. La idea de añadir una parte teatral y considerar todo como una obra unitaria surgió del poeta Raul Alonso.

2 comentarios:

salvajuan fernandez dijo...

Gran nombre "Cangrejo Pistolero".

Viktor Gómez dijo...

Un encuentro de poetas y amigos que traza en su deriva la honrosa opción del naufragio.

Una que va a ser sonada en Valencia coral de voces hispanoamericanas y españolas en complicidad y diferencia.

Gracias por la entrada.

Un abrazote

Viktor